DIRECTOR DE COMUNICACIÓN Y PROTOCOLO DEL AYUNTAMIENTO DE YECLA

Alfonso Yagüe: “Con un colegio profesional estaríamos más unidos; es lo que necesita la profesión”

“Las personas con problemas de movilidad siguen teniendo dificultades para disfrutar de los eventos. Poner una rampa no es un grave problema económico, solo requiere tener sensibilidad”

JUAN LUIS FUENTE

Si por algo se distingue el trabajo de este yeclano de pro es por la constante exigencia que se marca en su día a día, característica de la que saben mucho quienes le conocen de cerca (y no tan cerca). Sus retos acostumbran a ser metas que va cruzando poco a poco con la pasión de una persona a la que sentimos plenamente enamorada de su actividad profesional en general y de sus obligaciones como director de Comunicación y Protocolo del ayuntamiento de esta preciosa localidad murciana, cargo que ejerce desde 1989. Fue también jefe de prensa de la Feria Regional del Mueble de Yecla (200-2001) y del Cross Internacional “Fiestas de la Virgen” desde 1989, además de delegado territorial de la Asociación Española de Protocolo en la Región de Murcia (2013-2016). Ahora es miembro fundador del Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos (OPPE). Hablamos de Alfonso García Yagüe, todo un clásico de nuestra profesión a la que se dedica en cuerpo y alma dedicando incluso muchas horas de su tiempo personal en favor de actividades propias de todo tipo de asociaciones y colectivos que luchan por el reconocimiento de nuestro sector y por la mejora de sus pilares básicos con la permanente obsesión de conseguir más unidad. “Con un colegio profesional estaríamos más unidos, que es lo que necesita la profesión”, afirma este hombre dadivoso y gentil que dice tener la suerte de trabajar en lo que gusta y en su ciudad del alma y en proyectos que pueden redundar en beneficio de sus convecinos, “lo cual me llena plenamente”. 

PORTADA REVISTA_Alfonso Yagüe (1)

¿Empezó siendo exclusivamente jefe de prensa en Yecla? ¿Cuándo empezó con los eventos en su ayuntamiento?
Efectivamente, accedí a la plaza de lo que entonces se denominaba Gabinete de Información, con funciones propias de un Gabinete de Prensa. Posteriormente, asumí la coordinación de los actos institucionales, que fueron tomando cada vez mayor protagonismo en la vida municipal. La vida social, con un creciente número de asociaciones de toda índole, nos obligaba a coordinar la presencia de la Corporación en numerosos actos. Consciente de que mi limitada formación en la materia, y gracias al respaldo que siempre tuve desde la Alcaldía, comencé a realizar cursos de formación en protocolo.

Siempre me llamó mucho la atención el hecho de que Yecla tenga una concejalía de Comunicación. En pocos ayuntamientos sucede algo así…
La comunicación municipal siempre ha tenido una presencia destacada en Yecla desde los primeros ayuntamientos democráticos. El gabinete de prensa municipal se creó en 1980; fue uno de los primeros de la Región de Murcia. Desde el primer momento estuve adscrito a la concejalía de Información, aunque en los primeros años asumí también materias como participación ciudadana o turismo. La concejalía de Comunicación se encarga de la gestión informativa de la institución a través de los medios de comunicación tanto externos como propios y, en este sentido, hay que resaltar el auge que han tenido últimamente las redes sociales. Es una concejalía que además trabaja muy coordinadamente con la alcaldía-presidencia, puesto que hay que tomar importantes decisiones en política de comunicación que requieren el respaldo de la máxima autoridad municipal.

Yecla tiene su Reglamento de Protocolo, Ceremonial y Honores y Distinciones. Supongo que lo habrá hecho usted.
Este Reglamento lo elaboramos en el año 2005, una vez que entendimos que era necesario disponer de un conjunto de normativas acordes con el Real Decreto de Precedencias del Estado y el Decreto de Precedencias de la Región de Murcia, que permitiera regular la ordenación de autoridades municipales en los actos institucionales de la ciudad. Por otra parte, era necesario establecer un procedimiento reglado en el proceso de concesión de honores y distinciones municipales. En su elaboración revisamos los reglamentos de otros ayuntamientos, y fue especialmente importante poder consultar los que nuestro compañero Ramón Peche había elaborado en el Ayuntamiento de Aranjuez, que han sido punto de referencia en muchos ayuntamientos.

Son muchos los ayuntamientos que lo tienen ¿Cree, en general, que están preparados para el siglo XXI?
Es evidente que, en general, estos reglamentos municipales se han ido quedando desfasados en muchos aspectos y en un breve periodo de tiempo. En nuestro caso, después de más de quince años de vigencia, está siendo objeto de estudio para su actualización. Queremos recoger así los cambios que se han producido en determinadas normativas, la evolución en los usos y costumbres de la sociedad y por la propia experiencia adquirida en la aplicación del reglamento de 2005. Si esta puesta al día ya era necesario cuando planteamos esta revisión hace un par de años, los importantes cambios que se han producido por la situación generada durante la crisis del Covid-19, la hacen todavía más urgente. 

“Es evidente que, en general, los reglamentos municipales se han ido quedando desfasados en muchos aspectos y en un breve periodo de tiempo. En Yecla, después de más de quince años de vigencia, está siendo objeto de estudio para su actualización”

¿Qué le ha unido y le sigue uniendo al protocolo y la organización de evento?
La necesidad de mejorar profesionalmente en la organización de actos institucionales municipales me permitió acceder los cursos de formación de la Escuela Internacional de Protocolo y posteriormente al Instituto Superior de Protocolo y Eventos gracias al apoyo constante del Dr. Carlos Fuente Lafuente. El conocimiento en profundidad de las necesidades y retos de los profesionales de protocolo y la organización de eventos me ha llevado a ser miembro activo del movimiento Queremos Organizar Eventos, la Asociación Española de Protocolo y actualmente formo parte de la junta directiva del citado Observatorio. En todas estas experiencias he podido conocer y enriquecerme con la profesionalidad, la experiencia y la generosidad de los mejores profesionales del sector.

¿Los principales logros de los tres colectivos que ha mencionado?
Queremos Organizar Eventos fue un gran movimiento que permitió dar visibilidad y poner en contacto a cientos de profesionales comprometidos con la necesidad de dar un aire renovado y actual al sector. Fruto de ese compromiso con la profesión, se produce mi incorporación a la Asociación Española de Protocolo, donde creamos la delegación territorial de la Región de Murcia. En esos años generamos actuaciones que sirvieron para motivarnos y conocer las necesidades de los profesionales; y los problemas asociativos que tenemos en España. La creación del Observatorio fue el acontecimiento más importante de la profesión de los últimos años. Es muy motivador ver cómo por primera vez todas las asociaciones de protocolo de nuestro país y los profesionales más comprometidos se unen en un proyecto común de profunda renovación en el que tenemos depositadas muchas esperanzas.

“Con el Observatorio de Protocolo es muy motivador ver cómo por primera vez todas las asociaciones y los profesionales más comprometidos se unen en un proyecto común de profunda renovación en el que tenemos depositadas muchas esperanzas”

¿Qué retos más importantes deben de afrontar los profesionales del sector?
Sobre todo, el de la unidad, trabajar todos por un proyecto común que nos identifique. Para crear un colegio profesional o un organismo similar que nos permita la ordenación del ejercicio profesional, que nos defienda y represente ante las instituciones, que se preocupe por la mejora de las condiciones de trabajo, que potencie la formación continuada o que vigile el cumplimiento de un código deontológico entre los profesionales. Soy muy consciente de que no es fácil a corto plazo, pero no podemos perder de vista nunca hacía donde debemos caminar.

¿Qué es lo que más le apasiona de este mundo y a qué aspira con él?
Me siento profundamente agradecido e ilusionado de poder trabajar en un sector donde podemos convertir los actos y eventos institucionales en una gran herramienta de comunicación directa con todos los sectores de la ciudad, jugando un papel destacado en la imagen de la institución entre los ciudadanos. Estoy convencido de que los ayuntamientos pueden y deben jugar un papel fundamental en la necesaria renovación y actualización de los actos oficiales al ser la institución más cercana al ciudadano. 

¿Cree que la gente es consciente de que el protocolo es una gran herramienta de comunicación?
Desgraciadamente no todo el mundo lo tiene claro, pero los profesionales estamos plenamente convencidos de su utilidad. La forma en la que organicemos un evento está generando una imagen de la institución ante todos los públicos que asisten presencialmente o lo visualizan de forma online. Una vez que nos marcamos unos objetivos, la selección de los invitados, su atención personalizada, los medios técnicos a utilizar, los símbolos institucionales y la forma en la que potenciemos la presencia activa de los asistentes, entre otros aspectos, va a definirnos y servirá para que nuestro mensaje llegue lo más claro posible. Tenemos que saber crear un “sello” propio, una forma de hacer las cosas que nos defina, que nos prestigie.

“Me sigo encontrando con compañeros que no terminan de entender qué hacemos realmente o que piensan que los actos se organizan solos. Pero cuando les toca realizar uno que repercute en su servicio, entonces se dan cuenta de la importancia de tenemos” 

Siempre acostumbro a preguntar en casos como el suyo si el protocolo local está suficientemente reconocido. Lo comento porque posiblemente sea más complejo que otros, sobre todo, por la falta de medios.
Sigue siendo uno de los departamentos municipales más desconocidos. Pero no solamente entre los ciudadanos que no terminan de comprender bien para que sirve eso del protocolo porque te siguen preguntando cómo deben de poner los cubiertos en la mesa o piensan que eres el acomodador de lujo de las autoridades. Internamente, me sigo encontrando con compañeros que no terminan de entender qué hacemos realmente o que piensan que los actos se organizan solos. Afortunadamente, cuando toca organizar un acto que repercute en su servicio, la mayoría se da cuenta de la importancia de tener un departamento de protocolo. Y, efectivamente, la falta de medios nos limita bastante a la hora de aplicar las técnicas más adecuadas a cada acto.  

¿Es partidario de mantener los actos solemnes y de gran boato, con el ceremonial de siempre o procede renovar?
Estoy plenamente convencido de la necesaria renovación de los actos institucionales, pero en los municipios pequeños tenemos que buscar un equilibrio entre modernidad y tradición. Ciertas costumbres no tienen razón de ser en la sociedad cambiante en la que vivimos porque además alejan las instituciones de los administrados, pero no es sencillo cuando te encuentras con algunas posiciones inmovilistas. Así que tenemos que esforzarnos, pues el ayuntamiento debe marcar en gran medida la línea a seguir por todos los eventos locales.

“Estoy plenamente convencido de la necesaria renovación de los actos institucionales. Ciertas costumbres no tienen razón de ser en la sociedad cambiante en la que vivimos porque además alejan las instituciones de los administrados”

¿Qué ha aprendido de la pandemia en cuanto a nuestra profesión?
Principalmente a pensar con mucho más detenimiento a la hora de organizar los eventos. No solamente para cumplir las numerosas medidas que han ido estableciendo las autoridades sanitarias o para disponer de los medios técnicos necesarios para su emisión vía telemática. También hemos aprendido que antes de la pandemia se organizaban muchos actos innecesarios, intrascendentes. Que la seguridad de todos importa mucho. Que los ciudadanos nos han dado muchas lecciones y que las instituciones tienen que estar a la altura y hay que darles más protagonismo. 

Pues de la pandemia surge el Observatorio del que es miembro fundador, y de este Observatorio nace un gran congreso que se celebrará el próximo mes de noviembre en Galicia. ¿Qué espera de él?
Estamos muy ilusionados con este congreso. En este año y medio hemos mantenido muchísimas reuniones virtuales, en las que hemos mantenido el contacto con compañeros que ahora toca “desvirtualizar”. Es muy necesario para reforzar nuestra profesión. Y, por supuesto, queremos que Santiago sirva para reflexionar profundamente sobre el momento actual de nuestra profesión y marcar las grandes líneas a corto plazo. Todos tenemos que hacer un gran esfuerzo por estar en este Congreso porque va a merecer mucho la pena.

¿Qué le gustaría cambiar dentro en su territorio respecto al protocolo y la organización de eventos?
Quisiera poder extender el conocimiento de lo que verdaderamente supone el protocolo y la organización de eventos a todos los sectores de Yecla con el convencimiento de que descubrirían un mundo apasionante y muy necesario, rompiendo los numerosos tabúes que todavía existen en torno a nuestro sector. Especialmente, me encantaría encontrar la forma de poder ayudar a mejorar el conocimiento de las técnicas de organización de actos entre las numerosas asociaciones de todo tipo existentes en Yecla. Muchas veces, el gran trabajo y la ilusión que ponen en los actos que organizan no tienen la repercusión necesaria o no cumplen los objetivos que pretenden por no afrontar correctamente su organización.

“Quisiera poder extender el conocimiento de lo que verdaderamente supone el protocolo y la organización de eventos a todos los sectores de Yecla con el convencimiento de que descubrirían un mundo apasionante y muy necesario”

Usted organizaba antaño las muy famosas y reconocidas Jornadas de Protocolo de Yecla.
Sus seis ediciones fueron un gran esfuerzo organizativo que mereció mucho la pena. Por la generosidad de la treintena de prestigiosos profesionales que se desplazaron a nuestra ciudad para ofrecernos ponencias de verdadero lujo. Por el gran seguimiento que tuvimos de asistentes, de la localidad y también de otras ciudades y nacionalidades. Sirvió para divulgar los grandes temas del protocolo desde diversos ámbitos y para posicionar el nombre de Yecla dentro de la profesión. 

Es usted una persona especialmente sensible con el protocolo en las discapacidades. En muchos foros, cuando tiene la ocasión, reivindica más accesibilidad en los eventos. ¿Cuánto nos falta por recorrer al respecto?
La sociedad en general tiene todavía muchas asignaturas pendientes con los discapacitados. Los eventos no son una excepción. Se están dando pasos, pero más testimoniales que otra cosa. No todos los eventos cuentan con un intérprete de lengua de signos, pocos piensan en las dificultades de las personas con problemas visuales y naturalmente los discapacitados físicos y las personas con problemas de movilidad siguen teniendo dificultades para disfrutar de los eventos en las mismas condiciones que cualquier ciudadano. Poner una rampa de acceso a un patio de butacas o a un escenario no es un grave problema económico. El problema es más bien de falta de sensibilidad. Los organizadores que no tienen en cuenta estas situaciones demuestran lo que son ante la sociedad.

¿Aficiones, gustos, hobbies?
Mi limitado tiempo libre procuro compartirlo con mi familia y con los amigos, aunque esto último, no todo lo que debiera. Me gusta escuchar música y ver cine. Mis retos están en conseguir hacer más ejercicio y recuperar el hábito de la lectura.

¿A qué aspira en esta vida?
A seguir aprendiendo, a no perder la curiosidad nunca. Quiero que mi familia y mis amigos estén bien, vivir tranquilo y disfrutar intensamente del día a día junto a la mujer que mejor me conoce y comparte mi vida. He tenido la suerte de contar con unos padres que eran muy “buena gente”; he procurado siempre parecerme un poco a ellos y trasmitir esos valores a mis hijos.   

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn